Carrito ()
cload

GUARANTEED SAFE & SECURE CHECKOUT

Envío gratis en compras mayores a $1,499

Cuidados

DATOS BÁSICOS PARA MANTENER TU JOYERÍA DE PLATA SIEMPRE NUEVA.

La plata es un metal que tiende a oxidarse. ¿La razón? Es un elemento que, al contacto con el sulfuro de hidrógeno, presente en la atmosfera en pequeñas cantidades, genera una reacción química de sulfuro de plata, algo que propicia su ennegrecimiento. 

Es por ello que los objetos o joyas de plata, con los años, pierden su brillo y acumulan suciedad.

Ante estos casos tan frecuentes recomendamos que guarde las joyas en una bolsa de plástico, en su embalaje original o en una caja cuando no los utilice. Evite que sus artículos entren en contacto con el aire, con otros metales como bisutería y oro, con luz directa o el agua, ya que pueden perder sus propiedades.

Si las baña en el mar o piscina, le recomendamos que las lave después para eliminar los restos de salitre o cloro.

PLATA:

La plata de Ley puede reaccionar oscureciéndose por varios motivos:

Exposición al oxígeno y a la luz. Diferentes tipos de pH. De la piel. Falta de uso.

La plata se ensucia más rápido si entra en contacto con agentes como perfume, sal, cremas, etc. y también se ensucia más o menos dependiendo del pH natural de la piel.
Para limpiar tus piezas de plata (charms, anillos, pulseras, collares y pendientes), agrega una gota de jabón suave en agua tibia y limpia la joyería con un cepillo de dientes suave. El cepillo de dientes es una herramienta excelente para joyas con relieves, que de otro modo pueden ser difíciles de limpiar.

Después puedes usar su joya, limpie con un paño de pulido de plata.

Si las piezas están muy sucias, déjalas en agua tibia con una gota de detergente lavavajillas durante 10 minutos.

Asegúrate de que estas piezas no incluyen cuero, madera o perlas, ya que nunca deben mojarse o frotarse (solo las partes metálicas pueden limpiarse suavemente con un paño húmedo).

Nunca expongas las joyas de plata y/u oro a productos químicos, ni siquiera a los destinados a la limpieza de otras joyas. Los agentes de limpieza pueden alterar el color de las joyas y dañar las partes orgánicas (como cuero, madera o perlas).

PLATA Y CUERO:

El agua y los limpiadores se filtran entre las fibras y los aceites naturales del material se ven afectados, por lo que el cuero se endurece y agrieta.
Para su limpieza diaria, usa un paño muy suave y seco. Puedes utilizar un suavizante de cuero que servirá para proteger la piel de los derrames o manchas y ayuda a mantenerla suave y flexible mediante la restauración de sus aceites esenciales.

Los acondicionadores de cuero profesionales son una manera de mejorar la vida útil de la piel, porque son resistentes al agua y la humedad.

Se recomienda utilizar un limpiador suave profesional (sin productos químicos). También puedes limpiar el cuero con un jabón suave. Crea espuma en un cuenco y aplica la espuma a la superficie del cuero con un paño suave y sin pelusa. No utilices el agua jabonosa. La espuma es más segura de usar, ya que reduce el riesgo de marcas de blanqueo y de rayas.

Ten cuidado de mantener el paño apenas húmedo, no mojado. Utiliza un paño suave y seco para limpiar cualquier resto de humedad y deja que se seque por completo.

No intentes secar el cuero cerca del calor, ya que esto hará que la piel se vuelva frágil y posiblemente se reducirá en tamaño.

Después de la limpieza, frota con un acondicionador de cuero el material.

Cuidado con cuero de color, ya que puede dejar manchas y la luz solar directa puede decolorar la piel.

PLATA Y MADERA:

Aunque la madera sea de primera calidad, no es muy recomendable mojarla de manera continua. De vez en cuando, recomendamos nutrir la madera con algún tipo de aceite, desde un aceite de oliva hasta un aceite corporal.

 

PLATA Y RESINAS:

Para realzar el brillo de los abalorios y cuentas de tus piezas te recomendamos que utilices un paño suave.

CRISTAL Y VIDRIO MONTADO EN PLATA:

Utilizar un paño que esté suave y húmedo.